domingo, 3 de mayo de 2009

Edificios de Ensenada segunda parte.

CRONISTA DE ENSENADA

EDIFICIOS DE ENSENADA
(segunda y última parte)

Heberto Peterson Legrand
Me estacioné frente a la Cantina Hussong que está localizada en la avenida Ruiz entre la calle López Mateos y calle segunda. Recuerdo aquella fotografía donde frente a la cantina estaba estacionado un caballo, las banquetas eran de madera y la avenida Ruiz estaba sin pavimento; una foto que parecía del antiguo oeste americano. La cantina Hussong data de 1892 y ha sido visitada por infinidad de personas de distintas partes del mundo, incluso por políticos del nivel de Don Federico Reyes Heroles y otros más. En Oxnard, California, hay una réplica, al menos por fuera de la cantina y hay un anuncio diciendo que la cantina Hussong en Ensenada está a x número de millas al sur. Mi padre allá por la segunda década del siglo xx llevaba la contabilidad de la cantina. Don David Goldbaum hijo, que anduvo con “los Dorados”de Villa durante la Revolución de 1910 y a quien le dieron el “tiro de gracia”salvándose milagrosamente era parroquiano, todos los días acudía al Hussong. Lamentablemente un chofer cobarde lo atropello y se dio a la fuga acabando con aquella vida que estuvo tantas veces en peligro…
En la calle Obregón esquina con la calle Dr. Elpidio Berlanga de León está la parroquia del Purísimo Corazón de María, iglesia que fue construida a fines de 1899 con la cooperación de damas de la sociedad de aquella época. Hoy ya no está en funciones, es sólo un salón. Ojalá y cuando Ensenada se convierta en Diócesis se busque la manera de preparar el edificio para que sea conservado como monumento histórico y sea visitado por turistas tanto locales como extranjeros, pues la gran mayoría de la población de Ensenada desconoce el valor que tiene desde el punto de vista histórico como afectivo para muchas generaciones que allí se casaron, se bautizaron y estudiaron religión. Recuerdo cuando estudie allí para prepararme para la primera comunión y cuando teníamos eventos sociales y religiosos los miembros de la A.C.J.M. ( Asociación católica de la Juventud Mexicana), los aspirantes, vanguardistas y acejotemeros…
Bajo hacia la avenida Ruiz y entre la calle Elpidio Berlanga y calle segunda esta la famosa tienda “El Faro”. Este local comercial tiene más de sesenta años y fue fundada por Don Miguel Nassiff, originario de Libano, ya fallecido y casado con Doña Elenita Ayub quien aún se encuentra entre nosotros: sus hijas son la mayor Mona (como le decíamos cariñosamente, Suzi quien actualmente administra la tienda y Dalel la más chica.
La tienda el Faro tuvo su época de oro allá por las décadas de los cuarenta, cincuenta y parte de los sesenta. Recuerdo a Don Miguel siempre muy caballeroso y fino en su trato, fue una persona que se dio a querer. Fue muy amigo del expresidente Abelardo Rodríguez y apoyo en obras para el bien comunitario sin andar nunca haciendo ostentación de ello, fue un hombre discreto, un hombre de bien. Recuerdo también a Tony Rosales, siempre con su corbata de moño, muy bien prendido y afable en su trato.
Frente a la tienda el Faro esta la famosa “Perla del Pacifico”una tienda también correspondiente a los mismos años y allí encuentra uno todos los días a Don Wadi Saad, al “pie del cañon” con su trato siempre amable y caballeroso y Eduardo su hijo, persona muy fina y educada. Don Wadi es el mayor de los hermanos Saad: le sigue Manuel, luego Angel y por último Nicolas, Wadi nacido en el Libano, los hermanos no lo sé, pero todos son personas ya Ensenadenses que aquí han formado familias muy queridas en la comunidad.
La imaginación me traslada a Bodegas Santo Tomás, la primer vitivinicola de Ensenada que data de los fines de 1800 y principios de 1900, llegó a ser propiedad del Gral Abelardo Rodríguez y su primer Gerente fue el Enólogo Don Esteban Ferro, originario de Italia y casado con Josefina Salazar Peterson perteneciente a viejas familias ensenadenses.
Hoy Bodegas pertenece a las empresas Pando. Cuando Pando las compro yo trabajaba en la Empacadora Porteña también propiedad de ellos y su gerente era Don :Luis Bulnes Molleda, un Asturiano. Recuerdo en ese tiempo a Doña Lupita Angle, era el cerebro administrativo, cada rato se le consultaba pues estaba muy interiorizada del teje y maneje de aquella empresa que en ese tiempo estaba en actividad allí en la calle Miramar.
Hoy han hecho de ese edificio un atractivo lugar cultural que ofrece a la comunidad ensenadense espacios muy gratos para visitar…
Si mi memoria falló ya me corregirán, pero espero que este recorrido motive a algunos para adentrarse en el conocimiento de esta ciudad que les abrió los brazos y que la irán amando más conforme se compenetren en su conocimiento…

No hay comentarios:

Publicar un comentario